Los frutos del SAOCOM

La firma de un convenio entre la empresa nacional VENG y la india Suhora, para la comercialización de las imágenes obtenidas por los satélites SAOCOM en ese país, en Asia y África, permitirá ampliar el mercado de los servicios de valor agregado generados por la tecnología de radar con la que cuenta esta misión satelital lanzada entre 2018 y 2020.

Por Matías Alonso  
__

Agencia TSS – Durante una reunión en Nueva Delhi, India, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, Daniel Filmus, suscribió el pasado 6 de febrero un acuerdo con la empresa india Suhora, especializada en brindar soluciones con análisis geoespacial, para comercializar las imágenes producidas por los satélites SAOCOM 1A y 1B en ese país, en Asia y todo el continente africano.

El convenio firmado por Filmus, en representación de la empresa nacional VENG, con Suhora Space Analytics, se suma a otros similares realizados por la empresa satelital argentina con firmas de China, Japón, Canadá, Estados Unidos e Italia. Las imágenes, que en realidad son escenas, ya que el satélite no tiene un sensor óptico sino que genera datos de radar que luego son interpretados, se empezaron a comercializar en el año 2020 y ya han generado ingresos por más de dos millones de dólares.

Si bien la misión principal de los satélites SAOCOM 1A y 1B es generar datos sobre la humedad del suelo en la pampa húmeda de la Argentina, dado que estos giran alrededor de la Tierra –en una órbita de 620 kilómetros de altura– pueden tomar datos de todo el mundo y comercializar estos servicios de valor agregado.

Por esto es que la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), la responsable de los SAOCOM, que forman parte de una constelación junto a cuatro satélites_ COSMO-SkyMed, de la Agencia Espacial Italiana (ASI), encargó a VENG la venta de productos y servicios en forma internacional para aprovechar las capacidades y generar conocimiento dentro de las instituciones. Recientemente, la CONAE también amplió la disponibilidad de la información generada por estos satélites sobre territorio argentino para usuarios de todo el mundo, con solo registrarse y aceptar la licencia de uso.

El ministro Daniel Filmus y Krishanu Acharya, CEO de la empresa Suhora, durante la firma de acuerdo. Foto: VENG.

La tecnología radar con la que cuentan los SAOCOM hace que no solo se pueda relevar la superficie de la Tierra, sino también atravesarla y crear un mapa 3D del lugar donde se observa. Con esto se pueden tomar varias escenas de un mismo lugar a lo largo del tiempo y, al superponerlas, ver cambios que se hayan encontrado. Esta técnica –conocida como interferometría– es usada, por ejemplo, para inspeccionar infraestructura crítica, como en el caso de la pared de una represa, y así ver si ha sufrido deformaciones. También se pueden inspeccionar las represas de cola de las minas adonde se almacenan los barros contaminados, que cuando son volcados pueden generan una contaminación muy importante. Este tipo de información es muy valiosa para gobiernos, empresas de infraestructura y de seguros.

Los sensores de la antena radar del satélite tienen la capacidad de captar datos tanto de día como de noche. También se destaca por su capacidad para ver a través de las nubes, ya que la frecuencia utilizada por la señal de microondas las traspasa.

El contacto con la empresa india se dio gracias a las acciones de marketing que realiza VENG, que incluyen la presencia en el congreso Satellite que se realiza en Washington, en Estados Unidos, todos los años. “Para nosotros, estando en la Argentina, el esfuerzo comercial para acceder al mercado africano o asiático es duro. Entre las acciones que hay que llevar a cabo para ingresar a esos mercados se encuentran la firma de este tipo de acuerdos con empresas que conocen bien las necesidades de esas regiones y que pueden lograr que los productos y servicios de la constelación SAOCOM se expandan de una manera más rápida y eficiente”, le dijo a TSS, Adrian Unger, subgerente de Soluciones Basadas en Información Satelital de VENG.

Escena satelital del SAOCOM 1A adquirida el 29 de mayo del 2022 sobre el Ojo del Sahara, ubicado cerca de la ciudad de Ouadane, en Mauritania, en el noroeste África. Foto: VENG.

La captación de nuevos clientes para los datos de los SAOCOM hace que también se deban desarrollar nuevos productos. Juan Cruz González Allonca, vicepresidente de VENG, le dijo a TSS: “Se está desarrollando un mapa de compactación de suelo, con el que buscamos dar información a los productores agropecuarios para que sepan cuándo es necesario dar vuelta la tierra, oxigenarla, porque la tierra se va compactando a lo largo de los años, va quedando con poco oxígeno y llega un momento en que hay que dar vuelta la tierra para que tenga más aire. Estamos viendo que no solo podemos comercializar las imágenes, sino también productos y servicios asociados, lo que significa crear valor agregado sobre un producto satelital”. Este tipo de soluciones son desarrolladas por VENG pero también por equipos de la CONAE y por parte de universidades y empresas.

Según Unger, el Radar de Apertura Sintética (SAR) con el que cuenta el satélite “permite detectar deformaciones muy pequeñas en el terreno o en diversas superficies. Por esto es que puede ser usado para detectar deformaciones en paredes de represas o para hacer mapas de riesgo de derrumbe en montañas aledañas a alguna ruta o a vías ferroviarias, por ejemplo. Se monitorea la misma zona o estructura y se va comparando. Uno puede estar meses o años monitoreando el mismo lugar para evitar catástrofes”. En el año 2019 se rompió una de las paredes del dique de contención de una mina en Mina Gerais explotada por la empresa Vale, lo que produjo que los barros formados por roca molida y agua escaparan e inundaran un pueblo cercano, lo que produjo la muerte de 270 personas.

“La banda L del SAOCOM está especialmente diseñada para detectar humedad del suelo y con ello se puede detectar la falta o abundancia de agua para prevenir inundaciones o sequías, se pueden monitorear espejos de agua y, si uno lo extiende a nivel temporal, puede inferir la evolución de lagos y de cauces de ríos. También se puede usar para el monitoreo de barcos y para detectar derrames de petróleo en el océano. Uno puede brindar ese servicio a gobiernos o a petroleras que quieran monitorear la contaminación. En África hay mucha construcción de represas que tienen que ser controladas por sus gobiernos”, explicó Unger. Y agregó: “Estamos en constante crecimiento a nivel comercial, hay un mercado creciente que consume este tipo de información y eso también da indicios de que, si nuestro país profundiza en el uso del radar satelital en sus distintas formas, probablemente veamos buenos resultados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *